25
Nov
09

Pizza Marzano

No soy crítico, y todos los restaurantes donde he estado (o casi todos) me han dejado un buen sabor de boca.

Así que, como esto trata de cocina, también me dedicaré a escribir mis experiencias en restaurantes que he visitado.

Y bueno… ¿qué mejor que empezar por el primer restaurante en el que estuve cuando vine por primera vez a Barcelona?

Entré. El lugar me pareció correcto. A lo mejor en la parte de abajo están demasiado juntas las mesas. No me gusta a la hora de comer tener cerca a gente que no conozco. Es por eso que algunos restaurantes no me gustan ya que tienen algunas mesas pegadas al cristal que da a la calle.

He ido varias veces y a pesar de ser una cadena de restaurantes, me parece una apuesta segura. La comida genial. Hacen unos panecillos caseros para chuparse los dedos. Las lasañas y pizzas están deliciosas (se nota que son caseras) y los postres… Sin palabras (excepto la panacotta). Es en este restaurante en el que me decepcionó. Igual la receta la han mejorado y ahora está de vicio, pero la panacotta no me gustó nada cuando la probé. Por lo demás, todo muy bueno. Es un sitio tranquilo, en el que has de ir sin prisa (no tardan dos horas en traerte la comida, pero tampoco tardan cinco minutos), es un lugar adecuado para una cena de negocios, familiar, con tu pareja, informal, etc.

La relación calidad-precio es muy buena (no es caro, pero tampoco es excesivamente barato). Comiendo un entrante entre dos personas, un plato cada uno, postre cada uno y bebida, podría salir a 20 € por cabeza. Me acuerdo una vez que fuimos a comer un amigo y yo, pedimos sin mirar precios ni nada, quedamos saciados y la cuenta fuer de 43 €. Precio asequible y que uno paga a gusto cuando se ha quedado satisfecho.

Mi intención no es hacer propaganda al restaurante, ni mucho menos. Pero sí dejar mi experiencia. Ya os digo que no tengo malas experiencias en restaurantes. Al menos, no tan malas como para ponerles a parir. Así que posiblemente sólo habrá buenas críticas (si es que se pueden llamar así).

Gracias por leerme y… Bon apetit!

25
Nov
09

Panacotta

A ver si me centro y me arranco del todo y voy actualizando diariamente. Quería actualizar siempre que tuviera fotos de los platos, pero no siempre las tengo, así que algunas veces habrá fotos, otras veces no habrá.

Ahora vengo con panacotta. Algo que siempre me he preguntado qué coño sería eso de la panacotta y qué sabor tendría. Una vez la pedí en un restaurante, y la verdad es que me dejó con mal sabor de boca. Era un flan blanco, insípido y de textura algo rara. Hasta que fui a Mallorca, a un restaurante llamado Mamma Pizza (del todo recomendado).

Es un restaurante con platos típicos italianos, la comida no escasea y te llenas con un plato, pizzas enormes y precios asequibles a cualquier bolsillo. Tiene una extensa carta de aguas (hay desde Solán de Cabras, hasta una botella de 3 litros de agua pura de lluvia de 100 €, pasando por agua de las islas Fiji). En la mesa, para que la espera se haga más amena, hay diversos juegos rompecabezas para entretenerse (las típicas herraduras con un aro enmedio que hay que sacar, los típicos clavos retorcidos y ensartados uno dentro de otro que hay que conseguir separar, etc.).

Pasado el tema “presentación de restaurante” he de decir que, después de mi última decepción con la panacotta, decidí pensar en que en ese lugar se hacían las cosas bien. Así que decidí darles una oportunidad con el postre.

¡Dios mío! Era un orgasmo meterse ese flan en la boca. Textura suavísima, sabor canela y naranja, algo avainillado, increíble.

Así que investigué y hallé una receta que me pareció la más parecida a lo que me comí.

Allá vamos:

Necesitaremos un litro de nata para montar (pero no la montaremos), canela en rama (a tu gusto), piel de naranja (a tu gusto también), aroma de vainilla (o vainilla natural o vainilla azucarada o lo que sea), azúcar y hojas de gelatina.

Lo que necesitamos es poner las hojas de gelatina en remojo. Aún no he dado con la cantidad adecuada. Una vez le puse 9 hojas de gelatina (según el paquete de gelatina, para 1 litro de postre, se necesitan 9 hojas). ¡Mentira! Estaba el postre que casi había que cortarlo con cuchillo y tenedor (muy bueno, pero muy duro).

Lo hice hace poco, teniendo en cuenta que 9 hojas eran demasiadas, así que le eché sólamente 5. También son muchas. Se quedó más blando que la otra vez, pero igualmente duro. Así que la próxima vez probaré sólo con 3 horas de gelatina, a ver qué tal.

Al lío: Una vez puesta la gelatina deseada a remojar en agua, en un cazo ponemos un litro de nata, azúcar (unos 60 o 100 gramos, depende lo dulce que seáis. Yo siempre la echo a ojo), la canela en rama y la piel de naranja. Para la vainilla: podéis comprar vainas de vainilla naturales. Cuestan unos 4 € dos vainas. Yo he hecho panacotta tres veces. La primera vez usé vainilla natural. Corté las vainas, con una cuchara saqué todo el contenido de dentro (las bolitas negras que llevan dentro) y puse las vainas al fuego. La segunda vez, por el mismo precio, me compré un bote de aroma de vainilla. Con una cucharada tienes bastante para un litro de producto, se puede usar para muchas otras cosas y además, viene mucha más cantidad. Esta última vez, lo que he hecho ha sido comprar un bote que cuesta unos 2 € y vienen las bolitas negras de la vainilla mezcladas con azúcar. El resultado es el mismo, un ligero toque avainillado. La diferencia es que las vainas y el bote último del que os hablo, lo que hacen es que las bolitas se queden en el fondo. El bote de aroma de vainilla (líquido) lo que hace es amarillear un poco la mezcla, pero al menos no se queda todo en el fondo.

Una vez puesto todo (menos las hojas de gelatina) en el cazo, se lleva a hervir a fuego lento. Moviendo con suavidad constantemente para que no se nos forme una capa de nata, dejamos hervir entre 10 y 15 minutos. Podemos probar con una cuchara la mezcla y si vemos que está buena, sacarla ya del fuego. A continuación, sin dejar de remover, se le añaden las hojas de gelatina escurridas a la mezcla recién retirada del fuego. Se remueve lentamente hasta que creamos que ya se han disuelto del todo y pasamos a poner la mezcla en vasos, moldes, un molde gigante o en la misma olla. La dejamos enfriar a temperatura ambiente y cuando esté fría la metemos en la nevera.

Dejamos una hora mínimo y… lista para consumir!!!

Espero postear más a menudo y… Bon apetit!

06
May
09

pastel de cuajada con queso

Hola a todos de nuevo. Casi un año sin postear, manda huevos… xD Siempre me prometo que no tardaré tanto en escribir, pero se me hace difícil. Aquí pongo la receta de un pastel que está buenísimo, y es muy sencillo de preparar.

Los ingredientes son: un litro de nata líquida para montar, dos sobres de cuajada (yo uso royal), una taza normal y corriente de azúcar, una tarrina de las grandes de queso Philadelphia, galletas (las que más os gusten) y caramelo líquido (opcional).

Preparación: Se pone en un cazo a fuego lento toda la nata líquida menos una taza, el azúcar y el Philadelphia. En la taza que hemos reservado de nata, disolvemos los dos sobres de cuajada y se los echamos al cazo que está en el fuego. En un recipiente adecuado, se forra el fondo con caramelo líquido (bien casero, o bien prefabricado para los más vagos) y se cubre el caramelo con galletas (tantas como queráis, la marca es indistinta, yo uso Tosta Rica de Cuétara). Una vez hecho todo esto, sólo tenemos que remover la nata con unas varillas. Cuando la mezcla empiece a hervir, se mantiene el fuego durante cinco minutos sin dejar de remover y se aparta el cazo del fuego. Se vierte sobre el molde y ya sólamente queda dejar enfriar y degustar.

Es algo que os encantará, fino, rico y fácil de hacer. Bon apetit!

11
Ago
08

revuelto de setas

Vuelvo a atacar de nuevo con un entrante de huevo. O un plato para acompañar otras cosas, como por ejemplo carnes. El revuelto de setas le va muy bien a las carnes, y no necesitamos gran cosa.

Concretamente necesitamos huevos (dos por persona, más o menos), setas variadas (en el súper hay botes de diferentes marcas que ponen “setas variadas” o “variado de setas”), necesitaremos bacon al gusto, un poco de picadillo de ajo y perejil, un pelín de nata líquida, sal, pimienta negra recién molida y aceite de oliva virgen extra.

Prepararlo es sencillísimo. Se echa un pelín de aceite en una sartén y se sofríe el bacon hasta que quede bien crujiente. A fuego fuerte, se añaden las setas cortadas en cuadritos y el picadillo de ajo y perejil, y se saltea todo hasta que las setas estén hechas. Se salpimenta y seguidametne se baten los huevos en un plato (como para hacer tortilla), se le agrega a los huevos la nata (unas dos cucharadas por persona) y se añaden a las setas. Se baja el fuego a fuego medio-lento y cuando empiece a cuajar el huevo se remueve sin parar, hasta que esté bien hecho.

Para servirlo, puede acompañarse de daditos de pan frito crujientes, si lo servimos como primer plato, o tiras de cebollino por encima si lo servimos como acompañante de alguna carne. Bon apetit!

31
Jul
08

gazpacho

Hay miles y miles de maneras de hacerlo. Yo os explico cómo lo hacemos en mi casa y luego cada uno que lo haga como le salga de las mismísimas narices.

Es refrescante y ahora en verano da gusto bebérselo bien fresquito.

Necesitaremos pan, tomates, pimientos, pepinos, cebollas, ajos, aceite, vinagre y sal.

Se echa el pan en el fondo de un cubo, y se cubre con aceite. A continuación se pelan los tomates y se echan a trozos grandes, al igual que el pepino, la cebolla y los pimientos. Se echan los ajos al gusto y se bate todo bien batido hasta conseguir una mezcla homogénea. Se rectifica de sal, aceite y vinagre y luego hay dos variantes:

1: Servirlo tal cual está como primer plato (la mezcla es espesa y consistente).

2: Se añade agua y se utiliza como bebida refrescante.

Allá cada uno lo que le de la gana hacer con su gazpacho. Bon apetit!

31
Jul
08

champiñones rellenos

Otra más de guarnición. Esta vez, champiñones rellenos. Buenos, baratos y seguro que acertáis al ponerlos.

Sólo necesitaréis champiñones (mientras más grandes mejor), cebolleta (no cebolla), jamón serrano, vino blanco, un poco de jerez, perejil, aceite sal y pimienta.

Para empezar, quitamos los tallos a los champiñones (previamente lavados) y los picamos finos (los tallos, no los champiñones). También picamos la cebolleta y el jamón (las cantidades van en función de los comensales). Lo pocháis todo bien pochado en una sartén y cuando esté ya todo a punto se le echa un poco de jerez (sin pasarse, no tiene que quedar líquido, el vino debe evaporarse en gran parte) y se salpimenta al gusto.

Una vez hecho esto, se ponen en una sartén los champiñones, primero boca abajo para hacerse por ese lado. Cuando se hayan hecho por arriba, se les da la vuelta, se les rellenan los huecos de los troncos con la mezcla anterior y se deja que se hagan por abajo. Al final, se le echa un chorrito de vino blanco en la sartén para dar un poco más de sabor.

Otra idea fácil y rápida para acompañar deliciosas carnes (por ejemplo). Bon apetit!

31
Jul
08

pastel de verduras

Este pastel es sencillísimo de preparar, y va genial o como entrante o como acompañante de carnes o pescados, como prefiráis.

Para un molde de los que yo uso (de hierro, horneable, cutre, alargado y con 4 dedos de alto) necesitaremos tres zanahorias, un calabacín, una cebolla, guisantes al gusto (muchos, pocos o ninguno), unos doscientos gramos de judías verdes, unos taquitos de jamón serrano (los que nos vayan bien, pero sin pasarse), un bote pequeño de nata líquida (de esos mono-dosis chiquititos que hay, creo que son de 250 ml si no voy mal encaminado), unos cuatro huevos, aceite sal y pimienta.

Fácil, fácil. Se meten todas las verduras menos la cebolla y el jamón serrano en una olla con agua y se lleva a hervir durante unos 15 minutos. (Previamente se pelan y se lavan, no me seáis burros). Por otra parte, se rehoga en aceite la cebolla, y cuando vaya cogiendo color, se añade el jamón serrano.

Una vez pasados los 15 minutos, se escurren las verduras y se echan con la cebolla y el jamón serrano para rehogarse todo unos 5 minutos más. Se salpimenta al gusto. Por otra parte batimos los cuatro huevos bien batidos y les añadimos la nata líquida. Una vez hecho esto, añadimos a los huevos las verduras y lo ponemos en el molde. Lo podemos forrar de mantequilla y ponerle harina o pan rallado, pero yo prefiero forrarlo con film transparente. Es mucho más limpio y fácil de quitar luego.

Estará hecha la mezcla cuando (introduciéndolo previamente en el horno a unos 180-200 grados) pinchando con una aguja, ésta salga limpia, señal de que el huevo está ya cuajado.

Se saca, se deja enfriar y una vez frío se desmolda y se corta en “rebanadas”. Disfrutadlo y… Bon apetit!