17
Ene
08

pato


Ese delicioso animal y tan desconocido en la cocina.

El pato es un plato riquísimo, pero un pelín caro. Hay magret de pato confitado, que es asequible, y luego está (según mi criterio) la pechuga de pato. Ésta última me llama más la atención, ya que tiene una capa de grasa, que al cocinarla bien, hace que el pato suelte esa grasa, se cocine en su propio jugo y quede una costra muy crujiente.

Lo que haremos, es coger lo más parecido a una plancha, ya que puede que nos “carguemos” una sartén antiadherente. Lo que haremos, es cortar la parte contraria de la grasa a lo ancho, con cortes que no lleguen abajo del todo.

Ponemos el pato por la parte de la grasa en la plancha, con un mínimo de aceite, ya que soltará mucha grasa, y se hará en su propio aceite.

Cuando veamos que la piel se ha vuelto crujiente, le damos la vuelta. Tarda mucho en deshacerse la grasa, así que hay que tener paciencia. Con esto, lo que conseguiremos es que el pato se haya hecho hasta más o menos la mitad, y sólo tengamos que darle una vueltecita por la parte que previamente hemos cortado a lo ancho.

Como ya he dicho, damos la vuelta al pato cuando la piel esté crujiente, y marcamos un poco la parte cortada, para que se haga del todo, pero no mucho, para que también quede crujiente.

Hasta aquí el pato. Ahora veremos la salsa.

Salsa naranja:

Para esta salsa, necesitaremos zumo de naranja, un poco de Grand Marnier (o Cointreau o triple seco), un pelín de vinagre, maizena, sal, pimienta negra recién molida y todo el jugo que ha soltado el pato en la sartén.

Se echa el zumo de la naranja (una naranja mediana por persona) a la plancha donde hemos frito el pato, y también añadimos un pelín de vinagre, como media cucharadita por persona y se le añade como un vasito de chupito por persona de Grand Marnier. Luego se pone el pato con los cortes hacia abajo, para que coja sabor, se salpimenta al gusto y se le echa un pelín de maizena disuelta en agua para que la salsa espese. También se le puede echar harina directamente, pero nos arriesgamos a que salgan grumitos, que son muy incómodos.

El plato se puede acompañar de una rodaja de manzana pasada por la plancha, vuelta y vuelta, y también de un atillo de espárragos con zanahoria. Muy bueno y recomendable.

Esta receta se la dedico a pablo89, que fue quien me propuso que la hiciera. Un saludo y… Bon apetit!


2 Responses to “pato”


  1. 1 Rocy
    18 enero 2008 a las 11:44 am

    mmmmm pato….me encanta!!

  2. 2 Pablo89
    18 enero 2008 a las 8:57 pm

    Hombre, gracias por dedicarla! Ya ves que la receta tiene éxito jaja Y espero apañarme con las cantidades, que siempre me pasa que el “un pelín” pasa a ser un puñado, soy más de cantidades exactas xD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: