Archive for the 'Carnes' Category

15
Abr
08

steak tartare

Se cree que el origen de este plato se remonta a la época de los Tártaros. Éstos llevaban la carne y especias varias bajo las sillas de montar, y al final del día tenían la carne muy picada y mezclada con todas las especias que llevaban bajo la silla.

La verdad es que es todo un manjar. Nunca oséis a pedir este plato en un restaurante, a no ser que venga con el precio puesto. Si no viene reflejado en la carta y lo pedimos, tranquilamente te cobrarán 30-35 € por él. Así que ojo, si no está en la carta, no lo pidáis, y si está en la carta, mirad primero el precio.

Para preparar este manjar, lo que necesitamos es una pieza de solomillo de ternera (unos 200 gramos por persona), 1 huevo crudo, 1/2 cebolla, 2 yemas de huevo duro, 3 pepinillos en vinagre, alcaparras al gusto, mostaza a la antigua, tabasco, salsa perrins, sal y pimienta negra recién molida.

La preparación es fácil. Para evitarnos trabajar mucho, le pedimos al carnicero que nos pase el solomillo por la picadora, así eso que nos ahorramos. Picamos todos los ingredientes bien finitos.

En un bol, mezclamos la yema del huevo crudo, mostaza, tabasco, salsa perrins, sal y pimienta negra recién molida al gusto. Una vez bien mezclado todo esto, se añade la carne y se revuelve. Se prueba y se rectifica de picante, sal y pimienta, y se le añaden todos los ingredientes picados bien finos.

Este platazo se come con pan tostado, y se acompaña con un buen vino.

Bon apetit!

17
Ene
08

pato

Ese delicioso animal y tan desconocido en la cocina.

El pato es un plato riquísimo, pero un pelín caro. Hay magret de pato confitado, que es asequible, y luego está (según mi criterio) la pechuga de pato. Ésta última me llama más la atención, ya que tiene una capa de grasa, que al cocinarla bien, hace que el pato suelte esa grasa, se cocine en su propio jugo y quede una costra muy crujiente.

Lo que haremos, es coger lo más parecido a una plancha, ya que puede que nos “carguemos” una sartén antiadherente. Lo que haremos, es cortar la parte contraria de la grasa a lo ancho, con cortes que no lleguen abajo del todo.

Ponemos el pato por la parte de la grasa en la plancha, con un mínimo de aceite, ya que soltará mucha grasa, y se hará en su propio aceite.

Cuando veamos que la piel se ha vuelto crujiente, le damos la vuelta. Tarda mucho en deshacerse la grasa, así que hay que tener paciencia. Con esto, lo que conseguiremos es que el pato se haya hecho hasta más o menos la mitad, y sólo tengamos que darle una vueltecita por la parte que previamente hemos cortado a lo ancho.

Como ya he dicho, damos la vuelta al pato cuando la piel esté crujiente, y marcamos un poco la parte cortada, para que se haga del todo, pero no mucho, para que también quede crujiente.

Hasta aquí el pato. Ahora veremos la salsa.

Salsa naranja:

Para esta salsa, necesitaremos zumo de naranja, un poco de Grand Marnier (o Cointreau o triple seco), un pelín de vinagre, maizena, sal, pimienta negra recién molida y todo el jugo que ha soltado el pato en la sartén.

Se echa el zumo de la naranja (una naranja mediana por persona) a la plancha donde hemos frito el pato, y también añadimos un pelín de vinagre, como media cucharadita por persona y se le añade como un vasito de chupito por persona de Grand Marnier. Luego se pone el pato con los cortes hacia abajo, para que coja sabor, se salpimenta al gusto y se le echa un pelín de maizena disuelta en agua para que la salsa espese. También se le puede echar harina directamente, pero nos arriesgamos a que salgan grumitos, que son muy incómodos.

El plato se puede acompañar de una rodaja de manzana pasada por la plancha, vuelta y vuelta, y también de un atillo de espárragos con zanahoria. Muy bueno y recomendable.

Esta receta se la dedico a pablo89, que fue quien me propuso que la hiciera. Un saludo y… Bon apetit!

17
Dic
07

hamburguesas

En esta receta, explicaré cómo se hacen hamburguesas. Es muy fácil, vais al Lidl, compráis unas que ya vienen hechas (eeeh, con bacon y todo), y las metéis dos minutos en el microondas. Les pegas un bocado y dices: “pero qué mierda es esta??????” (exagerando mucho, pues nunca las he probado, pero me imagino cómo sabrán…).

Si lo que queréis es ganaros la aprobación de vuestros comensales, hacedme caso, llevadles a un restaurante

Y si lo que queréis es preparar unas sabrosísimas hamburguesas (no se si de hamburgo, pero las caseras están de vicio), haced lo siguiente.

Dirigíos a una carnicería y comprad medio quilito de carne picada de lo que os de la gana (ternera, cerdo o mezclada). Con esto tendréis para unas 4 señoras hamburguesas. Luego necesitaremos cebolla (para que os crezca la… bueno, mejor lo dejamos), pimiento verde (o rojo o amarillo o los tres a la vez), un huevo, pan rallado (unas dos cucharadas soperas), aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra recién molida, salsa perrins (o salsa de soja, o caldo de carne (muy poco en este caso) o avecrem en pastillas) y orégano. Para hacerlas más apetitosas, haremos una mezcla en el mortero a base de piñones, almendras, ajos, romero y vino blanco.

Manos a la masa. (Wo! qué ingenioso soy).

Se coge la carne picada, y se pone en un bol. Se sal-pimenta al gusto, y se pone la salsa perrins (o la salsa de soja, o el caldo de carne, o el cuarto de pastilla de avecrem).

Si echamos perrins, una cucharada sopera bastará. Si echamos soja, media cucharada sopera bastará. Si echamos caldo de carne (líquido) dos cucharadas soperas bastarán, y si echamos pastilla de avecrem, desmenuzamos un cuarto de pastilla y lo esparcimos como si fuera sal.

Seguidamente, ponemos en el mortero dos dientes de ajo, una cucharadita pequeña de piñones, unas almendras y romero al gusto y lo machacamos todo muy bien. Una vez que hayamos conseguido una mezcla picada muy fina, le añadimos un poquitín de vino blanco o cerveza para disolverlo un poco, y se lo incorporamos a la carne picada.

Una vez hecho esto, echamos la yema del huevo (hay gente que le echa el huevo batido, pero luego quedan unas manchitas que parecen cosas raras, y yo prefiero echarle sólo la yema, por si hay algún comensal “tiquismiquis”).

A continuación, se pela y se corta la cebolla muy fina. Eso quiere decir, trocitos tan finos, que casi no se noten. Igual con el pimiento. Se mezcla todo bien mezclado con las manos, y se le echan dos cucharadas soperas colmadas de pan rallado a la mezcla y el orégano. Una vez bien mezclado todo, hacemos cuatro partes (o 6 u 8, las que queráis) y las dejamos reposar.

¿Cuánto tiempo? Bien, tanto como tardemos en preparar todos los ingredientes para las hamburguesas. Cortamos cebolla en aros, pimiento en aros, bacon, pepinillos, tomate en rodajas, lechuga bien fina, y lo que queráis meter dentro de la hamburguesa.

Para prepararlo: fácil, fácil. Se pone un chorrito de aceite en una sartén y cuando esté bien caliente se echan las hamburguesas encima (quien tenga una parrilla en casa, tiene un tesoro). Se coge una plancha de funcición (si no tenéis, una sartén normal (sin aceite) supongo que bastará, y se pone el pan de las hamburguesas a calentar. Cuando se hayan hecho las hamburguesas, en ese mismo aceite se hace el bacon, y se fríe un poco la cebolla. Se sirve todo en un plato, y se lleva a la mesa…

Las hamburguesas mejor si son servidas con ketchup, mostaza y mayonesa. Más adelante, en el apartado de salsas, explicaré una manera de hacer estas tres salsas de manera casera.

Hasta entonces… Bon apetit!

PD: Esta receta la he puesto a petición de Laura, así que se la dedico a ella.

PD2: No os peleéis todas las Lauras del mundo, porque no va a todas vosotras, pillinas, que sois unas pillinas.

15
Dic
07

muslos de pollo al horno

Receta no mucho más elaborada que las demás, pero increíblemente deliciosa.

Vamos a necesitar 2 muslos de pollo por persona al igual que una pieza de embutido (yo he usado butifarra picante, pero se puede cambiar por morcilla o similar). Yo hice 4 muslos de pollo y usé lo siguiente: 1 cebolla grande, 4 zanahorias pequeñas, 1 puerro, 2 dientes de ajo, unas 6 o 7 almendras saladas, una rebanada de pan tostado (el crujiente), romero, sal, aceite, pimienta negra recién molida, medio limón, martini blanco y vino tinto de la variedad pedro ximénez.

Para empezar, precalentamos el horno a 200 grados y prepararemos una bandeja de horno, en la que quepan bien los 4 muslos (o los que vayáis a hacer) y ponemos una base de rodajas de cebolla, cortadas gorditas. Luego echamos rodajas de puerros cortadas también no muy finitas. Las zanahorias, también en rodajas, pero esta vez no tan finas (en mi caso las puse a tiras, pero eso es indiferente).

Ya tenemos la base de la bandeja. Ahora cogemos los muslos y les hacemos unos tres cortes a lo ancho, y un corte a lo largo, por la parte que tienen más carne. Los sal-pimentamos al gusto y le echamos un poco de romero, como si fuera sal. Ponemos los muslos en la bandeja, con la parte rajada hacia arriba. Rociamos por todo un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, y un pelín de pedro ximénez (como si echarais vinagre a una ensalada, no os paséis). Si no tenéis pedro ximénez, no pasa nada, no le echéis nada. A continuación cortamos la morcilla/butifarra en rodajas de un dedo de ancho, más o menos, y las escampamos por encima del pollo. Después de esto, rociamos todo bien con el zumo del medio limón.

Ahora en un mortero, metemos los ajos, la rebanada de pan tostado crujiente y las almendras. Lo machacamos todo, con cuidado de que no pongamos todo perdido, y cuando tengamos todo bien picado, le echamos un chorreón de martini blanco y hacemos una pasta. Con esta pasta lo que haremos es “tapar” los cortes que le hemos hecho al pollo. Una vez hecho esto, simplemente se tapa todo con papel de aluminio y se lleva al horno a 200 grados, como ya he dicho antes. Esperamos una hora, y de vez en cuando (más o menos cada 15 minutos) levantamos el papel de aluminio y le echamos por encima al pollo algo de jugo que se forma en la bandeja.

Si habéis seguido bien las instrucciones y tenéis un poco de maña y le ponéis un poco de cariño, sale algo parecido a lo de la imagen. Espero que lo disfrutéis tanto como lo acabo de disfrutar yo ahora mismo. Un saludo y hasta pronto.

Bon apetit!

pollo.jpg

11
Dic
07

chuletitas de cordero fritas con ajos y pimientos

(Voz de Homer J. Simpson) Mmmmmmm… chuletas…

Sí señores, ¡hoy tocan unas deliciosas chuletas de cordero! Son muy fáciles de preparar. Lo único que necesitáis son ajos, pimientos de padrón (o normales) y patatas (me ahorraré la obviedad de decir que necesitáis chuletas de cordero para poder hacer chuletas de cordero fritas).

Lo primero que hay que hacer, es coger y calentar (en mi caso he usado un wok, pero se puede usar una sartén normal y corriente) una sartén con un dedo de aceite, como si fuérais a freír un huevo. A continuación, con el fuego medio tirando a fuerte, se añaden ajos, con piel y todo, con un corte a lo largo del “lomo” del ajo, y también se añaden los pimientos.

Seguidamente se sal-pimentan al gusto las chuletas de cordero, y se les esparce hierbas aromáticas por encima (los supermercados acostumbran a llamarlas hierbas provenzales, finas hierbas, etc.). Se añaden a la mezcla ajos-pimiento y se deja que se hagan a fuego, como ya hemos dicho, medio tirando a fuerte.

Por otra parte, se preparan unas buenas papas fritas en una freidora, y se sirven las chuletas con las patatas.

Bon apetit!

chuletas1.jpg

01
Dic
07

strogonoff

Strogonoff. Suena ruso. No sé exactamente de dónde viene, pero está de vicio. Para esta receta, necesitaremos carne, nata, ketchup, pepinillos en vinagre, champiñones o setas o similar, cebolla, tabasco, y lo típico (sal, pimienta negra recién molida y aceite).

Carne: yo para esta receta uso solomillo de ternera, ya que es carne que puede comerse medio cruda, y es muy tierna. También se puede hacer con cerdo, pollo, o la carne que prefieran. No os recomiendo para nada lomo de cerdo, queda muy seco.

Champiñones: en mis recetas muchas veces pongo champiñones, pero yo nunca los pongo. Después de probar algunas exquisitas variedades de setas, unos simples champiñones no saben a nada. Depende la ocasión, van bien unas setas u otras. Yo recomiendo un variado. En el supermercado donde voy yo a comprar, venden un botecito de cristal que pone: “Variado de setas” (Variat de bolets), que trae llanenga, rosellones y dos variedades que ahora no recuerdo.

Cebolla: para esta receta recomiendo una cebollita muy pequeña, que viene en bolsitas de unos 200 gramos. Es francesa y la variedad no la recuerdo en este momento. Pero que sepáis que cualquier tipo de cebolla funciona.

Pues manos a la obra. Primero de todo, cortamos la cebolla muy fina (es importante que los ingredientes estén picados bien finos) y la ponemos a rehogar, junto a las setas/champiñones/lo que hayáis elegido y los pepinillos en vinagre. No os paséis con los pepinillos, ya que sólo son para dar un poco de sabor.

Cortad la carne en tiras no muy grandes (no importa finísima). Si lo hacéis con el solomillo de ternera, podéis salpimentar la carne, y rebozarla con un poquito de harina. Si no lo hacéis con ternera, olvidaos de este paso. Agregáis la carne al sofrito, y dejad que se haga. Si es ternera, poco tiempo, si es otro tipo de carne (filete de aguja de cerdo va muy bien también) dejad que se haga un poco más. Cuando tengáis el sofrito ya hecho, añadid la nata. ¿Cuánta? Pensad que es una salsa, ni os tenéis que pasar, ni quedar cortos. A ojo. Cuando añadáis la nata, dejad que cueza un pelín, y añadís seguidamente el ketchup (sisí, quetchup) a la nata. Muy poquito. La salsa tiene que quedar de un color anaranjado, así que no os paséis con el ketchup, ya que es muy fuerte. Por último agregad tabasco, o picante al gusto, y servid acompañado de patatas fritas, que no me molestaré en explicar cómo se hacen, o con arroz hervido (alternativa más sana).

Bon apetit!