Archive for the 'Entrantes' Category

25
Jun
08

papas a la huancaína

Este plato lo aprendí en una sesión de cocina peruana que daba mi universidad y me dio por pasarme a ver qué se cocía por allí (nunca mejor dicho).

La verdad es que el plato me llamó mucho la atención, ya que es muy fácil de preparar y es picante, cosa que a mi me encanta.

Para  prepararlo, simplemente necesitaremos patatas (la cantidad va en función de los comensales, tened en cuenta que es un entrante, así que no cebéis a los comensales antes del plato principal). También necesitaremos ajíes amarillos (es una especie de pimiento picante que se usa mucho en ese tipo de cocina), queso ricotta, cebolla, ajo, leche, sal y aceite.

Se hierven y se pelan las patatas, se cortan en rodajas y se ponen en el fondo del plato donde se vayan a servir. Se echan los demás ingredientes en el vaso de la batidora. Para hacernos una idea, más o menos por cada 4 ajíes, echad 100 gramos de queso, 1/2 cebolla, 1 ajo, 1/4 de taza de leche y sal y aceite al gusto. Se tritura todo bien triturado. Los ajíes, si queréis que piquen un poco menos, podéis triturarlos sin las pepitas. Una vez hecho esto, se rocían las patatas con esta salsa y se adorna con rodajas de huevo duro.

La mujer presentó el plato poniendo las patatas encima de una hoja de lechuga, pero eso resultó muy incómodo de comer, así que olvidaos de lo de la lechuga, que al fin y al cabo, desde mi humilde punto de vista, no le pega nada al plato. Es un plato que se come frío y que si es verano os recomiendo que dejéis para por la noche, ya que el ají puede hacer que se suban los sudores al ser picante.

¡Ale! A experimentar con cocina de otros países, no os cortéis y… Bon apetit!

25
Jun
08

chorizo a la sidra

¡Claro que sí hombre! No todo pueden ser platos sanísimos, hay que darse el gustazo de vez en cuando.

Este plato, aparte de rico, rico, está buenísimo. Para prepararlo, simplemente necesitaremos chorizos semifrescos (dicen que los de Villasola son los mejores, yo no voy a cuestionarlo, por si acaso), sidra natural y una hojita de laurel.

La preparación es sencilla. En una cazuela (preferentemente de barro) se echa la sidra (una media botella por cada 4 o 5 choricitos), el laurel y los chorizos. Se pinchan un poco los chorizos para que suelten el jugo y cojan el aroma de la sidra y se dejan cocer durante unos 15 minutos, más o menos. Se parten en rodajas los chorizos y se sirven muy calientes en un platito acompañados de un poco de caldo de la cazuela.

Ya está. Bueno, bonito, barato, y aparte buen plato para hacer boca en una barbacoa o en cualquier otra ocasión.

Espero que os sea útil y… Bon apetit!

25
Jun
08

huevos rellenos

Nunca has ido a un sitio, y has dicho: “Mmmmm huevos rellenos. Están ricos pero… ¿qué llevarán?”

Hoy desenmascararemos lo que hay detrás de unos buenos huevos rellenos. Hay distintos tipos de relleno para los huevos. Los hay de atún, salmón, queso, etc.

Si me siento con ganas, pondré tres maneras de hacer huevos rellenos, ya que no a todo el mundo le gusta el atún, o no todo el mundo tolera el queso fuerte.

Para empezar, vamos a necesitar huevos. Los hervimos durante 10 minutos, los pelamos, los abrimos por la mitad (longitudinalmente, buscadlo en el diccionario si no sabéis qué quiere decir) y le quitamos la yema.

(Hasta aquí, la parte común a toda clase de huevos rellenos).

Ahora, para los huevos rellenos de atún, necesitamos una latita de pimientos morrones, sal y pimienta blanca, atún (a ser posible al natural, sin aceite ni escabeche) y aceitunas deshuesadas (verdes, negras o de las dos).

Picamos todos los ingredientes, y los mezclamos (las yemas de los huevos, también se mezclan). Una vez picados y mezclados bien, se les echa sal y pimienta y se rellenan las claras de los huevos cocidos.

Una vez hecho esto, prepararemos una bechamel. ¿Cómo? Muy sencillo. Se coge un vaso de leche y se añade una cucharada sopera y un pelín más de maizena, y se remueve bien. Se sal-pimenta y se le echa un pelín de nuez moscada. Se pone todo en un cazo a fuego lento y sin dejar de remover hasta que la mezcla se espese.

Por último, colocamos los huevos bien juntitos en una bandeja de horno (previamente cubierta por papel especial para cocinar en el horno) y se le echa la bechamel por encima. Se lleva al horno en modo gratinadora y se dejan unos 45 minutos (o hasta que la bechamel se empiece a dorar). Para decorar simplemente se espolvorea sobre los huevos un pelín de perejil picado bien fino y se engullen a gusto de los comensales.

Para los huevos rellenos de salmón, neceistaremos los mismos huevos que hemos hervido antes, salmón ahumado (unos 250 gramos por cada 8 huevos), unas hojas de lechuga (la que más rabia os de), pera blanquilla (una unidad por cada 8 huevos), aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino blanco, sal y dos cucharadas de mayonesa.

Para prepararlo es muy sencillo, se cuecen los huevos y se les quita “lo amarillo” (o yema) como ya he dicho antes, cortamos la pera muy finita, al igual que el salmón y la lechuga. A esta mezcla, le añadimos las yemas de huevo desmenuzadas (y frías) y aliñamos con aceite, sal y vinagre (muy poquito vinagre, o incluso sin vinagre también queda bien). Se mezcla todo bien con la mayonesa y se rellenan las claras cocidas de los huevos. Si queréis, no cortéis todo el salmón y para decorar usad tiritas de salmón encima de los huevos. También podéis poner una anchoa para decorar, encima de toda la mezcla, pero tened cuidado de que las anchoas, si las ponéis, no lleven espinas, que no es placentero clavárselas en las encías.

Ahora os explicaré cómo se hacen los huevos rellenos de marisco. Es más de lo mismo que antes. Se hierven los huevos y se apartan las yemas, que se trituran junto a gambas cocidas y peladas, surimi (o palitos de cangrejo, como lo queráis llamar) y cebolla picada bien fina. Esto se aliña con sal, pimienta y zumo de limón (todas las cantidades a convenir según el número de huevos) y por último se envuelve todo en mayonesa y se rellenan las claras cocidas de los huevos.

Y ya por último, os explicaré cómo se hacen los huevos rellenos de queso azul. Igual que antes, hervimos los huevos y apartamos las yemas. Se ponen las yemas en un bol picadas, junto a queso azul al gusto, un poco de mostaza, un poco de pimentón picante y un poco de nata. Se sal-pimenta al gusto y con eso rellenamos las claras cocidas.

Hasta aquí las increíbles (pero ciertas) historias de cómo se rellenan los huevos. Vaya manera de complicarse la vida, ¿verdad? Con lo buenos que están directamente abiertos por la mitad con un pelín de sal…

Espero que lo hayáis disfrutado y… Bon apetit!

10
Ene
08

croquetas de pollo y jamón

Y no corquetas. Aprovecho la entrada de la sopa de pollo para dejaros una receta para hacer con el pollo que os ha sobrado de hacer el caldo.

Lo que necesitáis es eso. Pollo hervido, una cebolla, jamón serrano (o en su defecto bacon), nuez moscada, aceite de oliva, leche, harina, sal y pimienta negra recién molida. Para el rebozado necesitaremos pan rallado, harina, y huevo.

Para prepararlo es bien sencillo. Se sofríe la cebolla cortada bien finita en una sartén, y cuando esté bien sofrita se añade el jamón serrano o el bacon cortado bien finito. A continuación se añade el pollo hervido (bien sea de la sopa, o hervido aparte) desmenuzado con las manos, para que no queden trozos muy grandes de pollo. Por último se salpimenta al gusto y se añade leche. No mucha leche, sólo basta más o menos media tacita por medio quilo de sofrito. Una vez echada la leche, se le va añadiendo harina. Poco a poco se va removiendo, y veremos cómo se va haciendo una pasta. Si la pasta queda muy líquida, echamos más harina, de lo contrario, echamos un pelín de leche más para que quede un poco menos espesa. La consistencia de la masa tiene que ser tal que nos permita hacer bolitas con las manos y que no se deformen.

Por último se hacen bolitas, se enharinan, se pasan por huevo, luego por pan rallado y por último se fríen en abundante aceite, hasta que queden doradas.

Espero que os haya gustado… Bon apetit!

15
Dic
07

pan con queso

Un buen día, le pregunté a mi querida madre: “Madre, ¿qué vamos a comer hoy?”, y de coña, me contestó: “Un cacho de pan con queso”. El otro día, el compañero de piso me preguntó: “¿Qué vas a hacer de cena?” y me vino a la cabeza la pregunta que le hice a mi madre. Después de mucho meditarlo, me puse manos a la obra, y salió algo realmente bueno.

Necesitamos pan del día, el embutido que más te guste, tomate, sal, aceite de oliva virgen extra, huevo y queso rallado (el que más te guste, pero que sea para gratinar).

Se calienta el horno a unos 200-220 grados. En una bandeja de horno, se pone papel de horno (es un papel blanco que no se quema) o en su defecto papel de aluminio. Encima, cortáis el pan en rebanadas (yo recomiendo que el pan sea pan tipo barra, así las rebanadas con más pequeñas y quedan como pequeños “bocaditos”). Ponéis las rebanadas de pan encima del papel de horno o de aluminio y pasamos a preparar el tomate.

La preparación es muy sencilla, es la misma que la del famoso “pa amb tomàquet”. Pero para quien no la sepa… ¡ahí va!: En un rallador casero de agujeros gordos, se rallan los tomates previamente cortados a la mitad. Una vez tengamos tomate como para untar todas las rebanadas de pan, le echamos aceite de oliva virgen extra, sal y untamos todas las rebanadas de pan con el tomate.

Hecho esto, se coloca encima el embutido elegido. Encima del embutido ponemos el queso rallado, cubriéndolo todo. A continuación, batimos uno o dos huevos en un plato, y echamos una cucharada de huevo batido encima de cada rebanada de pan. Da igual si se cae algo encima del papel de aluminio, la parte que de desborda del pan es la que más buena está luego. Una vez hecho el mejunge, metemos la bandeja en el horno y esperamos a que el queso se funda (normalmente no más de 4-5 minutos). Ale, a comer.

Es sencillo, rápido, económico, se ensucia poco, en fin, y bastante bueno.

Bon apetit!

01
Dic
07

pastel de puerros y salmón

Ahora haremos un pastel de puerros buenísimo. Vuelve a no haber medidas. Como siempre. Necesitáis puerros (pongamos 6 puerros), nata líquida para cocinar (para 6 puerros… 1 litro bastará, y sobrará), huevos (unos 4 o 5), salmón ahumado o marinado (un paquete de estos de 200 gramos bastará), dos cebollas pequeñas y lo típico (sal, pimienta negra recién molida y aceite).

Cortamos la parte blanca de los puerros en aros muy, pero que muy finos, y las ponemos junto con aceite a fuego medio-lento a rehogar. A continuación, agregamos la cebolla también cortada muy fina. Como ya he dicho alguna vez, el puerro tiene un sabor muy fuerte, pero muy agradable si se rehoga mucho tiempo. Esta receta necesita bastante tiempo, pero merece la pena. Rehogamos todo bien, y aderezamos con sal y pimienta. ¿Cuánto? Pues hay que ir probando, hasta que esté a vuestro gusto. Una vez pasados… unos 15 minutos que rehogáis, probáis los puerros, y sólo en caso de que estén muy blandos (muy blandos) se procederá a agregar la nata. Si aun están duros, o no están blandos del todo, tened paciencia y dejadlo un poquito más.

Agregar la nata. ¿El litro entero? No. Añadir nata hasta cubrir la mitad y un poco más de los puerros. Una vez que hayáis echado la nata, ya casi lo tenéis. Esperáis unos 5-10 minutos hasta que la nata se haya evaporado un poco, y quede una mezcla espesa. Una vez que haya espesado la nata, probadlo. Si le falta algo como sal o pimienta, lo añadís. Ahora pasaremos a colar la mezcla. Guardamos la nata colada, pues será la salsa de acompañamiento para el pastel. Una vez colado el caldo, batimos unos huevos y los mezclamos con los puerros colados. ¿Cuántos huevos? Hombre… no vayáis a batir una docena joder… Batid más o menos para que quede una pasta. Siempre tiene que haber más puerro que huevo. Más o menos para las medidas que he ido diciendo, lo ideal serían 4 huevos.

Una vez mezclados los huevos y los puerros (bien mezclados), se forra un cacharro con papel film transparente, y se rellena haciendo como una lasaña, donde la carne serán los puerros, y la pasta el salmón. Es decir, una capa fina en el fondo de salmón, luego una capa de unos dos dedos de la mezcla de puerros, vuelta al salmón, y ya finalmente el resto de la mezcla de puerros. El film es para después poder sacarlo mejor. Se cubre la superfície también con el papel film, y se mete al horno al baño maría. ¿Cuánto tiempo? No tengo ni la más mínima idea. Se introduce un palillo en el pastel (a ser posible, que llegue hasta el fondo del recipiente) y si el palillo sale limpio, el pastel ya está hecho. En cambio, si el palillo sale sucio, significa que aun le queda un poco.

No me seáis bestias, no metáis la nata que habéis colado en el horno. Eso lo tenéis que reservar. (Aviso por si acaso). Una vez el palillo sale limpio, apaga el horno, desmolda el pastel, quítale el plástico, y córtalo en trozos más o menos de un dedo de anchos. Para presentarlos, ponéis dos en un plato, echáis con una cuchara un poquito de la nata que habéis colado, y adornáis con un poco de huevas de pez (si os gustan, claro).

Decir que este pastel está tan bueno caliente como frío. Bueno señores, ¡a disfrutar de pastel!
Bon apetit!