Archive for the 'Guarnición' Category

31
Jul
08

champiñones rellenos

Otra más de guarnición. Esta vez, champiñones rellenos. Buenos, baratos y seguro que acertáis al ponerlos.

Sólo necesitaréis champiñones (mientras más grandes mejor), cebolleta (no cebolla), jamón serrano, vino blanco, un poco de jerez, perejil, aceite sal y pimienta.

Para empezar, quitamos los tallos a los champiñones (previamente lavados) y los picamos finos (los tallos, no los champiñones). También picamos la cebolleta y el jamón (las cantidades van en función de los comensales). Lo pocháis todo bien pochado en una sartén y cuando esté ya todo a punto se le echa un poco de jerez (sin pasarse, no tiene que quedar líquido, el vino debe evaporarse en gran parte) y se salpimenta al gusto.

Una vez hecho esto, se ponen en una sartén los champiñones, primero boca abajo para hacerse por ese lado. Cuando se hayan hecho por arriba, se les da la vuelta, se les rellenan los huecos de los troncos con la mezcla anterior y se deja que se hagan por abajo. Al final, se le echa un chorrito de vino blanco en la sartén para dar un poco más de sabor.

Otra idea fácil y rápida para acompañar deliciosas carnes (por ejemplo). Bon apetit!

31
Jul
08

pastel de verduras

Este pastel es sencillísimo de preparar, y va genial o como entrante o como acompañante de carnes o pescados, como prefiráis.

Para un molde de los que yo uso (de hierro, horneable, cutre, alargado y con 4 dedos de alto) necesitaremos tres zanahorias, un calabacín, una cebolla, guisantes al gusto (muchos, pocos o ninguno), unos doscientos gramos de judías verdes, unos taquitos de jamón serrano (los que nos vayan bien, pero sin pasarse), un bote pequeño de nata líquida (de esos mono-dosis chiquititos que hay, creo que son de 250 ml si no voy mal encaminado), unos cuatro huevos, aceite sal y pimienta.

Fácil, fácil. Se meten todas las verduras menos la cebolla y el jamón serrano en una olla con agua y se lleva a hervir durante unos 15 minutos. (Previamente se pelan y se lavan, no me seáis burros). Por otra parte, se rehoga en aceite la cebolla, y cuando vaya cogiendo color, se añade el jamón serrano.

Una vez pasados los 15 minutos, se escurren las verduras y se echan con la cebolla y el jamón serrano para rehogarse todo unos 5 minutos más. Se salpimenta al gusto. Por otra parte batimos los cuatro huevos bien batidos y les añadimos la nata líquida. Una vez hecho esto, añadimos a los huevos las verduras y lo ponemos en el molde. Lo podemos forrar de mantequilla y ponerle harina o pan rallado, pero yo prefiero forrarlo con film transparente. Es mucho más limpio y fácil de quitar luego.

Estará hecha la mezcla cuando (introduciéndolo previamente en el horno a unos 180-200 grados) pinchando con una aguja, ésta salga limpia, señal de que el huevo está ya cuajado.

Se saca, se deja enfriar y una vez frío se desmolda y se corta en “rebanadas”. Disfrutadlo y… Bon apetit!

31
Jul
08

patatas al horno con nata

Después de un tiempecito, vuelvo al ataque con un par de recetas para no dejar esto muerto del todo. Sí que es cierto que no soy nada constante, y menos ahora en verano que casi no tengo tiempo para publicar recetas. Así que os pido un pelín de paciencia, que todo se solucionará tarde o temprano.

Para este plato, lo único que necesitamos es un poco de caldo de carne (da igual que sea tanto los polvos que compramos en el súper como caldo líquido que tengamos hecho nosotros), patatas medianas, nuez moscada, nata culinaria y paciencia. Mucha paciencia.

Preparamos una fuente para el horno (da igual que sea cuadrada, redonda, de metal, de vidrio grueso, etc.) donde quepan todas las patatas que queremos hornear. Las patatas las partiremos a la mitad longitudinalmente (es decir, a lo largo, no a lo ancho) y las partiremos en finas lonchas PERO sin llegar a cortarlas del todo, a fin de que se queden laminadas, pero al cogerlas las láminas se mantengan unidas las unas a las otras. Es decir, no llegaremos con el corte hasta el fondo del todo.

Una vez hecho esto, colocamos todas las mitades de las patatas en el recipiente para horno y en una olla (fuera del fuego) con unas varillas ponemos la nata, sal, pimienta y nuez moscada al gusto y caldo de carne al gusto también. Lo batimos todo con las varillas hasta que quede una mezcla homogénea y se lo echamos a las patatas con cuidado de no cubrirlas por completo, sino que dejamos un poco la “puntita” fuera.

Lo llevamos al horno a unos 180 – 200 grados y estarán hechas cuando pinchemos con un tenedor, palillo, etc. la mitad más grande que tengamos y esté blanda por el centro.

Cuando las sirváis, echadles un pelín de perejil picado por encima para darles color.

A todos se les quedará la boca abierta con esta guarnición. Espero que os guste y lo pongáis en práctica. Bon apetit!

08
Abr
08

coliflor con queso

Aquí os explico cómo quedar bien con los comensales que tengáis, con una receta para guarnición sencillísima y a la vez deliciosa.

Para esta receta sólo necesitáis coliflor (depende los que seáis, pero media coliflor mediana suele bastar para una persona), leche, maizena, nuez moscada, pimienta, sal y el tipo de queso que más os guste (emmental suele ir perfecto).

Ponemos la coliflor lavada a cocer en una olla con agua y sal durante 7 minutos aproximadamente. Una vez hecho esto, las colocamos en una fuente de horno.

NOTA: Para que no os huela toda la casa a coliflor cuando la hirváis, poned medio limón (con cáscara y todo) dentro del agua. Esto va de maravilla, así evitáis que cuando entren los comensales sepan lo que les espera en la mesa.

Para hacer la salsa, ponemos leche en un cazo o sartén. Calculamos la medida y más o menos se echa una cucharada sopera de maizena por cada vaso de leche. Para ello, primero se disuelve la maizena en un recipiente aparte con leche fría, y luego se agrega este recipiente a la sartén con el resto de la leche. Es importante remover la mezcla en todo momento.

A la mezcla de leche y maizena se le agrega sal, pimienta y nuez moscada al gusto, y una vez espesa la mezcla se añade el queso que hayamos escogido (emmental, por ejemplo). Una vez se haya fundido todo el queso, se esparce la mezcla por encima de la coliflor. Si queréis darle un toque más de sabor, se ralla un poco de queso parmesano por encima de la mezcla, y se mete a gratinar al horno hasta que la mezcla coja un color dorado. (No os paséis, no la vayáis a quemar).

Un buen recurso rápido y barato para poder guarnecer carnes, pescados, o como primer plato.

Bon apetit!

10
Ene
08

croquetas de pollo y jamón

Y no corquetas. Aprovecho la entrada de la sopa de pollo para dejaros una receta para hacer con el pollo que os ha sobrado de hacer el caldo.

Lo que necesitáis es eso. Pollo hervido, una cebolla, jamón serrano (o en su defecto bacon), nuez moscada, aceite de oliva, leche, harina, sal y pimienta negra recién molida. Para el rebozado necesitaremos pan rallado, harina, y huevo.

Para prepararlo es bien sencillo. Se sofríe la cebolla cortada bien finita en una sartén, y cuando esté bien sofrita se añade el jamón serrano o el bacon cortado bien finito. A continuación se añade el pollo hervido (bien sea de la sopa, o hervido aparte) desmenuzado con las manos, para que no queden trozos muy grandes de pollo. Por último se salpimenta al gusto y se añade leche. No mucha leche, sólo basta más o menos media tacita por medio quilo de sofrito. Una vez echada la leche, se le va añadiendo harina. Poco a poco se va removiendo, y veremos cómo se va haciendo una pasta. Si la pasta queda muy líquida, echamos más harina, de lo contrario, echamos un pelín de leche más para que quede un poco menos espesa. La consistencia de la masa tiene que ser tal que nos permita hacer bolitas con las manos y que no se deformen.

Por último se hacen bolitas, se enharinan, se pasan por huevo, luego por pan rallado y por último se fríen en abundante aceite, hasta que queden doradas.

Espero que os haya gustado… Bon apetit!

01
Dic
07

guarniciones

En esta parte (hoy no pondré mucha cosa) haré recetas para acompañar platos.

Zanahoria con canela

Es muy fácil de preparar. Se cogen un par de zanahorias, o tres o cuatro (depende los comensales) y una (o media) batata (boniato o moniato en catalán), y se cortan en rodajas muy finitas. Se ponen a hervir. Una vez que las hayas probado y estén considerablemente blandas (para esta receta, tienen que estar muy blanditas, ya que haremos una especie de pasta con ellas) se retiran del fuego y se calienta una sartén con muy poquito aceite. Se echan las zanahorias y se rehoga un poco. Se echa un pelín de azúcar, como si fuera sal (sólo una pizca, sino, endulza demasiado), también se le echa una pizca de vino de la variedad pedro ximénez (dulce) y una vez evaporado, se retira del fuego. Se mete en el vaso de la batidora, se añade canela al gusto y se tritura bien triturado. Quedará una pasta muy consistente y sabrosa, que puede ser servida con una cuchara de servir helados, o simplemente haciendo una bola con dos cucharas. Es un sustitutivo del muy gastado puré de patatas.

(Pronto más, hasta entonces… Bon apetit!).