Archive for the 'Huevos' Category

11
Ago
08

revuelto de setas

Vuelvo a atacar de nuevo con un entrante de huevo. O un plato para acompañar otras cosas, como por ejemplo carnes. El revuelto de setas le va muy bien a las carnes, y no necesitamos gran cosa.

Concretamente necesitamos huevos (dos por persona, más o menos), setas variadas (en el súper hay botes de diferentes marcas que ponen “setas variadas” o “variado de setas”), necesitaremos bacon al gusto, un poco de picadillo de ajo y perejil, un pelín de nata líquida, sal, pimienta negra recién molida y aceite de oliva virgen extra.

Prepararlo es sencillísimo. Se echa un pelín de aceite en una sartén y se sofríe el bacon hasta que quede bien crujiente. A fuego fuerte, se añaden las setas cortadas en cuadritos y el picadillo de ajo y perejil, y se saltea todo hasta que las setas estén hechas. Se salpimenta y seguidametne se baten los huevos en un plato (como para hacer tortilla), se le agrega a los huevos la nata (unas dos cucharadas por persona) y se añaden a las setas. Se baja el fuego a fuego medio-lento y cuando empiece a cuajar el huevo se remueve sin parar, hasta que esté bien hecho.

Para servirlo, puede acompañarse de daditos de pan frito crujientes, si lo servimos como primer plato, o tiras de cebollino por encima si lo servimos como acompañante de alguna carne. Bon apetit!

25
Jun
08

huevos rellenos

Nunca has ido a un sitio, y has dicho: “Mmmmm huevos rellenos. Están ricos pero… ¿qué llevarán?”

Hoy desenmascararemos lo que hay detrás de unos buenos huevos rellenos. Hay distintos tipos de relleno para los huevos. Los hay de atún, salmón, queso, etc.

Si me siento con ganas, pondré tres maneras de hacer huevos rellenos, ya que no a todo el mundo le gusta el atún, o no todo el mundo tolera el queso fuerte.

Para empezar, vamos a necesitar huevos. Los hervimos durante 10 minutos, los pelamos, los abrimos por la mitad (longitudinalmente, buscadlo en el diccionario si no sabéis qué quiere decir) y le quitamos la yema.

(Hasta aquí, la parte común a toda clase de huevos rellenos).

Ahora, para los huevos rellenos de atún, necesitamos una latita de pimientos morrones, sal y pimienta blanca, atún (a ser posible al natural, sin aceite ni escabeche) y aceitunas deshuesadas (verdes, negras o de las dos).

Picamos todos los ingredientes, y los mezclamos (las yemas de los huevos, también se mezclan). Una vez picados y mezclados bien, se les echa sal y pimienta y se rellenan las claras de los huevos cocidos.

Una vez hecho esto, prepararemos una bechamel. ¿Cómo? Muy sencillo. Se coge un vaso de leche y se añade una cucharada sopera y un pelín más de maizena, y se remueve bien. Se sal-pimenta y se le echa un pelín de nuez moscada. Se pone todo en un cazo a fuego lento y sin dejar de remover hasta que la mezcla se espese.

Por último, colocamos los huevos bien juntitos en una bandeja de horno (previamente cubierta por papel especial para cocinar en el horno) y se le echa la bechamel por encima. Se lleva al horno en modo gratinadora y se dejan unos 45 minutos (o hasta que la bechamel se empiece a dorar). Para decorar simplemente se espolvorea sobre los huevos un pelín de perejil picado bien fino y se engullen a gusto de los comensales.

Para los huevos rellenos de salmón, neceistaremos los mismos huevos que hemos hervido antes, salmón ahumado (unos 250 gramos por cada 8 huevos), unas hojas de lechuga (la que más rabia os de), pera blanquilla (una unidad por cada 8 huevos), aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino blanco, sal y dos cucharadas de mayonesa.

Para prepararlo es muy sencillo, se cuecen los huevos y se les quita “lo amarillo” (o yema) como ya he dicho antes, cortamos la pera muy finita, al igual que el salmón y la lechuga. A esta mezcla, le añadimos las yemas de huevo desmenuzadas (y frías) y aliñamos con aceite, sal y vinagre (muy poquito vinagre, o incluso sin vinagre también queda bien). Se mezcla todo bien con la mayonesa y se rellenan las claras cocidas de los huevos. Si queréis, no cortéis todo el salmón y para decorar usad tiritas de salmón encima de los huevos. También podéis poner una anchoa para decorar, encima de toda la mezcla, pero tened cuidado de que las anchoas, si las ponéis, no lleven espinas, que no es placentero clavárselas en las encías.

Ahora os explicaré cómo se hacen los huevos rellenos de marisco. Es más de lo mismo que antes. Se hierven los huevos y se apartan las yemas, que se trituran junto a gambas cocidas y peladas, surimi (o palitos de cangrejo, como lo queráis llamar) y cebolla picada bien fina. Esto se aliña con sal, pimienta y zumo de limón (todas las cantidades a convenir según el número de huevos) y por último se envuelve todo en mayonesa y se rellenan las claras cocidas de los huevos.

Y ya por último, os explicaré cómo se hacen los huevos rellenos de queso azul. Igual que antes, hervimos los huevos y apartamos las yemas. Se ponen las yemas en un bol picadas, junto a queso azul al gusto, un poco de mostaza, un poco de pimentón picante y un poco de nata. Se sal-pimenta al gusto y con eso rellenamos las claras cocidas.

Hasta aquí las increíbles (pero ciertas) historias de cómo se rellenan los huevos. Vaya manera de complicarse la vida, ¿verdad? Con lo buenos que están directamente abiertos por la mitad con un pelín de sal…

Espero que lo hayáis disfrutado y… Bon apetit!

15
Abr
08

tortilla de patatas

Voy a quejarme mucho. Muchísimo. Me quejo de las tortillas envasadas que venden en los supermercados. El otro día vi a una señora bien mayor comprando una de esas aberraciones. Y yo me pregunto: Con la de tiempo libre que debe tener esa persona… ¿Por qué coño tiene que comprar esos incomibles paquetes rellenos de “vete tú a saber qué”?
Yo he de admitir que probé una vez una mini-tortilla de esas. Puede que desde entonces la hayan mejorado, pero lo dudo seriamente. No sé si es por el huevo líquido pasteurizado que les hacen utilizar a las empresas que trabajan con huevo por higiene y “por si los microbios”, o porque realmente no saben hacer tortillas, pero no es que ese intento de tortilla estuviera muy bueno.

Allá vamos con esta receta facilísima y muy barata. Para ello necesitaremos patatas (pues más o menos 5 patatas grandes). Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en rodajitas bien finas, las salamos al gusto y éstas se pochan en aceite bien caliente (es decir, no se fríen del todo, se dejan un pelín crudas). Una vez hecho esto, se apartan del fuego y se reservan. Cortamos cebolla bien finita (2 cebollas, por ejemplo) y las sofreímos en una sartén con aceite y una vez estén bien blandita la cebolla, se mezcla con las patatas.

En un bol, se baten 8 huevos y se añaden las patatas con la cebolla. Y aquí viene una de las partes más importantes: la sartén ha de ser antiadherente, para más facilidad a la hora de despegar la tortilla y el fuego tiene que ser el más flojo posible. Igual la tortilla tarda… una hora (por poner un tiempo así al azar), pero la verdad que prefiero una tortilla bien hecha de una hora, que no una tortilla quemada por fuera y cruda por dentro de tres minutos.

Aplicad el cuento, y haced tortillas buenísimas, que estoy seguro de que os saldrán de rechupete. Todavía me acuerdo de la primera tortilla de patatas que hice, y me salió buenísima, así que no tengáis miedo de intentarlo. Además, sale más barato que comprarla ya hecha, así que ánimos y… Bon apetit!